Podemos definir nuestra gastronomía como una cocina con alma y memoria que echa la vista atrás para aunar tradición y modernidad en la que se elaboran platos elegantes y equilibrados cocinados con técnicas a la última.

Cocina moderna de inspiración clásica que no agobia, que anima a seguir comiendo, porque además de sabrosa es ligera, porque todos los ingredientes tienen un sentido en el conjunto, porque cada cosa sabe a lo que tiene que saber.

.